Ciberseguridad, algunas recomendaciones.

Ciberseguridad, algunas recomendaciones.

Sin  lugar a duda hemos visto como navegar por Internet con el ordenador o con el propio móvil se ha multiplicado gracias a tener más tiempo en casa. Por ello también se están multiplicado los delitos en referencia a la navegación por la web con correos y mensajes falsos de grandes compañías.

Por ello vamos a dar varios consejos para así poder minimizar los riegos de ser estafados o que nos roben datos personales de nuestro smartphone u ordenador. Ya que según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) el 95% De las veces es por un fallo humano el cual hace que nos roben los datos.

Los estafadores están utilizando la crisis de coronavirus para poder acceder y que nosotros le facilitemos nuestros datos haciéndose para por compañías telefónicas, por médicos o incluso por un departamento de las prestaciones de desempleo. 

Tendremos que gastar especial cuidados en tres ámbitos los cuales son los más frágiles:

  • Seguridad en el hogar (ordenador personal).
  • Compras online. 
  • Y la infancia.

Seguridad en el hogar: Se recomiendo cambiar las contraseñas si tenemos la más mínima sospecha tanto de ordenadores, de smartphone, de correos, etc. Estas contraseñas tendrán que ser de seguridad alta. 

También tendríamos que hacer una copia de seguridad por si perdiésemos los datos. Revisar las aplicaciones y programas  para borrar los que no utilicemos es otra opción. 

Por supuesto no nos vendrá mal instalar un antivirus actualizado y revisar la privacidad.

Compras online: Recomendamos el uso de páginas de fiabilidad y revisar la cuenta bancaria a menudo por si viésemos algún movimiento raro. 

No hay que recordar que no abramos ningún correo extraño, enlaces sospechosos o archivos dudosos.

Infancia: Hay que decir, que este es un foco débil para la ciberseguridad. El cual tendremos que estar atentos y cambiar contraseñas y activar los controles parentales.

En conclusión, deberemos de sospechar de:

  • Todo correo electrónico de procedencia desconocida.
  • Whatsapp con enlaces.
  • Llamadas de desconocidos pidiéndonos datos personales.
  • Mensajes a los móviles, aunque sean de compañías importantes como por ejemplo para el desempleo pidiéndonos los datos.
  • URL de direcciones desconocidas.

Y sobre todo, ante cualquier duda verificar su procedencia, cambiar la contraseña de cualquier dato facilitado y contactar con su banco para cualquier movimiento extraño.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *